History
Icon-add-to-playlist Icon-download Icon-drawer-up
Share this ... ×
...
By ...
Embed:
Copy
Bajo el Zeppelin: ¡¡¡Vuelta a 1978!!!
September 24, 2016 08:24 AM PDT
itunes pic

Hoy hace una semana se recordaba, con una nueva y exitosa edición en las Ventas, el festival "Rocktiembre", celebrado allá por 1978 en primera ocasión. Por el coso pasaron grupos como Ñu, Topo, Barón Rojo y Asfalto que, a pesar de los años (y del más injusto olvido por gran parte de los medios de comunicaciones españoles), siguen en buena forma.

Buena excusa esta para volver en esta edición del programa a aquel lejano 1978. En aquel año Asfalto (aún con Lele Laina y José Luis Jiménez en sus filas), editaron su primer y magistral trabajo, el cual es uno de los protagonistas del programa. Además tenemos el enorme debut de Van Halen, el último trabajo de The Who con Keith Moon, junto al último de Rainbow con el gran Ronnie James Dio y el comienzo de la carrera de los míticos Whitesnake de David Coverdale.

Pero el programa tiene mucho más de aquel maravilloso año: los AC/DC de Bon Scott en pleno esplendor, Thin Lizzy en sus años dorados, Aerosmith con aquel soberbio "Live bootleg", el no menos sobresaliente "Jazz" de Queen, "Desmadre a la americana" con un descomunal John Belushi, el estreno de "El último vals" de Scorsese, el "Miss you" de los Stones, Santana, los Eagles y su multiventas "Hotel California", Tom Petty y sus rompecorazones, el Budokan de Dylan, el emocionante "Comes a time" de Young o uno de los mejores trabajos del enorme Tom Waits.

Una vuelta al pasado a través de nuestro particular "DeLorean" del Rock & Roll que espero disfrutéis durante sus dos horas de duración.

Rich Robinson - Flux (2016)
September 13, 2016 12:13 PM PDT
itunes pic

Mientras seguimos esperando que en especial el cabezota de Chris decida comerse sus palabras y podamos volver a ver unidos a The Black Crowes, nos tenemos que conformar con la carrera en solitario de ambos hermanos, que sin llegar a la altura de la banda madre, siempre nos regala cosas más que interesantes.

Esta vez es el pequeño Rich el que nos trae otro disco en solitario, que promete presentar con su banda por nuestro país en los próximos meses, este "Flux" que sigue la senda marcada por sus anteriores "The Ceaseless Sight" (2014) y "Through a Crooked Sun" (2011). Eso significa que dentro de un tono en general reljado, Rich hace gala de su buen hacer tanto en la composición, como en la soberbia forma de tocar la guitarra. Para mi el trabajo está al nivel de su predecesor pero un poco por debajo de para mi sus dos mejores discos en solitario, su álbum de 2011 y su primer (y ya lejano) trabajo de 2004, aquel roquero "Paper" que tiene unos riffs realmente matadores.

En este "Flux" el pequeño de los Robinson se mueve entre el rock y el rythm and blues, con pinceladas gospel, momentos lisérgicos y atmosféricos (muchos menos acusados que de los que suele hacer su hermano en su banda), y temas lentos más que reseñables.

Los que tenéis sus dos anteriores discos sabéis de lo que hablo, álbumes serenos, muy bien tocados y producidos, y vitales, en los que en un tono muy profesional, el amigo Rich hace gala de su gran clase y elegancia.

En un trabajo de 13 cortes muy disfrutable, destaco principalmente tres: la bonita "For to give", un medio tiempo con una maravillosa slide guitar inicial, y en donde el piano, los pegadizos coros y la forma dulce de cantar de Rich destacan en el tema; "Time to leave" una bella balada marca ya de la casa; y por último el tema que podéis escuchar aquí, "Music that will lift me", tal vez el tema más radiable de este notable trabajo, una canción con un estribillo destacable en la que Rich amolda su particular forma de cantar, una guitarra fina y cristalina, en una letra en la que se destaca la importancia de la música para este hombre, un hombre al cual, puedo decir sin rubor, realmente amo con locura.

Este disco no os volará la cabeza, pero os regalará una hora de muy buena música, y seguro que encontraréis en él mínimo un buen puñado de canciones. Recomendable es su adquisición, y fundamental verle en vivo con su banda cuando vuelvan a pasar por nuestro país, ya que sus directos (sólo o acompañado), nunca bajan del sobresaliente.

A falta de Cuervos, nos conformaremos por ahora con las carreras por separado de los hermanos, que para nada es moco de pavo y supera con creces la media de los trabajos que se editan en nuestros días, sin duda alguna.

Bajo el Zeppelin: Robert Plant Solo Years
September 02, 2016 12:16 PM PDT
itunes pic

Una de las giras por nuestro país más destacadas de este verano ha sido sin duda alguna la gira de Robert Plant, en especial tras la extraña espantada que hizó en sus shows hispanos en 2014. Lamentablemente no pude verle en esta ocasión, pero las crónicas que he leído de sus conciertos españoles han sido bastante positivas.

Apenas unos meses antes de editar su último trabajo en solitario ("Lullaby and... the Ceaseless Roar") decidimos realizar este especial de 120 minutos dedicado a lo mejor de su carrera en solitario, muy desconocida en nuestro país, pero que cuenta con muy buenos momentos, altamente recomendables: sus canciones cercanas al rockabilly, su proyecto country y folk con Alison Krauss, sus discos cercanos al pop como el notable "Pictures at eleven", sus trabajos con claras influencias árabes y tribales, algunos cortes claramente rockeros, sus preciosas baladas repartidas por varios de sus discos... en definitiva un gran abanico de sonidos diferentes, alejados en su mayoría de su legado con Led Zeppelin, y que desde luego merecen muy mucho la pena. Esperemos que este programa sirva para que descubrais su faceta en solitario, y si ya la conocéis, os sirva para recordar que hay vida más allá de Led Zeppelin.

29 de Noviembre de 2002: Sam Brown deslumbra al mundo en el Royal Albert Hall
August 28, 2016 10:02 AM PDT
itunes pic

En el aniversario del fallecimiento del gran George Harrison, un buen puñado de amigos de la realeza del Rock se reunieron para homenajearle en el Royal Albert Hall londinense: Jeff Lyne, Eric Clapton, Ringo Starr, Tom Petty, Paul McCartney o Billy Preston fueron algunos de los invitados a un show histórico, en el que los músicos interpretaron con gran emoción temas compuestos por el mítico beatle.

Tras tran mágica noche, se editó el correspondiente doble CD con lo mejor del concierto, y el DVD con más temas... el que suscribe, y tras ver directamente el DVD, a pesar de disfrutar con el show completo (en especial con las intervenciones de Petty, McCartney, Starr y Preston), quedó anonadado con la canción que cantó en solitario Sam Brown, "Horse to the water", y que oficialmente fue la última canción compuesta por Harrison.

Para el que no lo sepa, Sam esa una cantante británica con una voz realmente extraordinaria, y que además de ser durante algunos años corista oficial de Pink Floyd, tuvo su parte de éxito en solitario allá por 1988, en donde su canción "Stop" escaló los charts en medio mundo. Una extraordinaria canción que lamentablemente no tuvo continuidad.

Su carrera ha sido muy discreta en lineas generales, pero en momentos como en esta apasionante interpretación del tema de Harrison, su voz y savoir-faire supera todo lo imaginale. No sólo es la voz (que indudablemente la tiene), si no la actitud a la hora de interpretar este corte, lo que supera todas las expectativas, mejorando el corte original de forma inmejorable.

Aquí tenéis el corte en cuestión, cinco minutos en donde Sam deslumbró al mundo entero, aunque muchos ni se dieron cuenta. Escuchadlo y juzgad por vosotros mismos. Para mi, uno de los momentos definitivos de la historia del Rock, sin ningún género de dudas.

Topo - Pret a Porter (1980)
August 13, 2016 06:33 PM PDT
itunes pic

La historia del Rock está plagada de discos que nacieron desde el principio con mal pie, y no se quitaron ese mal fario nunca, aunque la mala fama que tienen a veces es injustificada.

"Pret a Porter" es el segundo larga duración de Topo, uno de los estandartes del Rock Urbano español, y que tuvo la difícil tarea de seguir a ese primer trabajo homónimo tan magistral.

El éxito de la New Wave, encabezado por bandas como The Police, hizo que desde Chapa Discos (la discográfica por entonces de Topo), se quisiera que el nuevo trabajo del grupo madrileño fuera por esos derroteros, por lo que de alguna manera "forzaron" al combo a hacer un trabajo cercano a esos trabajos, maniobra que se completó con la mala producción del tan denostado hoy en día Teddy Bautista, que casualmente hizo un buen trabajo en el primer álbum del grupo.

Dejando a un lado detalles, el disco empezó con mal pie, los seguidores de la nueva ola no lo entendió, y muchos seguidores del combo les dieron la espalda tras ver como habían cambiado y dulcificado su sonido.

Escuchado más de 35 años después de su edición hay que matizar muchas cosas. Desde luego no es el mejor disco de Topo, eso está claro. Pero tiene buenas, muy buenas canciones, y otras, por decirlo de alguna manera, no tanto.

Cortes como la inicial "Vudu baby", "El Extraterrestre" o "Inesperadamente" nunca me transmitieron gran cosa, pero bueno, ya os podéis imaginar la presión con la que el combo afrontó la creación de este disco y quizá no pudieron estar lo brillantes que suelen. Pero hay que recocnocer que el disco al menos tiene cuatro muy buenos temas nuevos.

"Te siento cerca" es uno de ellos, siempre me encantó el ritmo de este tema, los perfectos coros, la presencia especial de los teclados del malogrado Víctor Ruiz, y desde luego las guitarras.

Otro corte a destacar es el que da el título al disco, un rock & roll de manual que, además, tiene la identidad 100 % Topo, con de nuevo esos pegadizos coros, y la presencia inolvidable de Terry Barrios, que aquí se le nota más presente que en otros cortes del disco.

"Correcaminos" es otro temazo acelerado, adrenalínico, y que ni la simple producción es capaz de lastrar. Otro de mis temas favoritos del combo, en donde el trabajo de Lele a las seis cuerdas es más que notable.

Por último tenemos "Radio 10". Un tema de poco más de 3 minutos que es un perfecto single, que encima tiene una calidad inolvidable. Un estribillo maravilloso y unos músicos en estado de gracia, en un corte magnífico. La letra hace mención a la radio, un medio al que yo tengo especial apego (tanto como oyente como como locutor), y transmite exactamente los sentimientos que me transmite este inigualable medio de comunicación, para mi mucho más mágico que, por ejemplo, la televisión. En aquellos años, además, los de la Transición, la radio tuvo una importancia muy relevante a todos los niveles.

Fuera de categoría de temazos de este disco, además de los aludidos, está el único corte de este álbum que ha aguantado en el set list del grupo a lo largo de los años, la emccionante adaptación al castellano del "Bring it on home to me" de Sam Cooke, ese sobresaliente "Trae a casa tu amor", que si mal no recuerdo incluso algún canal de TV español utilizó hace unos años para sus promociones navideñas. El trabajo aquí de José Luis, Lele, Terry y Víctor es perfecto, y no creo exagerar ni un ápice al afirmar que esta es una de las mejores adaptaciones al español de una canción que he escuchado en mi vida.

Alejaos de prejuicios, sortear la producción tan ochentera y desafortunada y acercaros a este "Pret a Porter", que sin ser el disco definitivo del combo (tras el editarían el magistral "Marea negra") es un disco muy digno y para recuperar, como demuestra este "Radio 10", pedazo de temón que acompaña a este texto.

Bajo el Zeppelin: Homenaje a Dimebag Darrell (1966-2004)
August 03, 2016 10:27 AM PDT
itunes pic

Este mes de Agosto de 2016 hubiera cumplido 50 años de edad uno de los guitarristas más revolucionarios y maravillosos del último cuarto de siglo, un hombre que marcó estilo y tendencia en el metal desde principios de los 90, y que lamentablemente nos arrebató un perturbado mental a finales de 2004. Estamos hablando del grandísimo Dimebag Darrel, guitarrista de bandas como Damageplan y, sobretodo, Pantera.

Su técnica a la hora de afrontar riffs y punteos era absolutamente única, y no creo exagerar al decir que fue el último gran guitarrista aparecido en el género. Por ello creo que este momento es tan idóneo como otro cualquiera para recordarle, claro que sí.

En este programa de casi dos horas, recordamos algunos de sus mejores riffs y solos, y además aprovechamos para dar un repaso al género, con gente de su generación, influenciados por él, y algunos otros no tan influenciados pero que también forman parte de lo mejor del género y estilos aledaños.

Así, además de cortes de Pantera, podéis escuchar cortes de Sepultura, Anthrax, Corrosion of Conformity, Metallica, Monster Magnet, Ozzy Osbourne, Kyuss, Iggy Pop, The Darkness, Tesla, Whitesnake, Van Halen, Saxon, Judas Priest, Black Sabbath o Thin Lizzy, en un programa que realizamos con los sentimientos a flor de piel, apenas semanas después del asesinato de Dimebag.

Descanse en paz, y al menos nos queda poder seguir disfrutando de su legado, de un calado realmene enorme a pesar de que apenas lo creó en una década de producción reseñable al frente de los inolvidables Pantera. Sus discos desde 1990 son más que recomendables, 5 álbumes en estudio y un directo que realmente rediseñaron el género como pocos artistas lo han hecho a lo largo de la historia.

Helmet - Betty (1994)
July 21, 2016 09:55 AM PDT
itunes pic

La exhuberancia musical de los primeros años 90, tanto en grupos o artistas, como en estilos de diferente índole, será difícil de volver a ver en el panorama musical internacional. La irrupción en el negocio que supuso el fenómeno Nirvana hizo que muchísimas bandas que se movían en similares estilos al combo de Seattle fueran promocionados o fichados por grandes compañías discográficas y se les diera una oportunidad inmejorable para ser conocidas por el gran público. En esa explosión se colaron muchas bandas de poca monta, pero también algunas de alta valía pasaron demasiado inadvertidas en el maremagnum de combos nuevos que aparecian en nuestras vidas.

Uno de los grupos más injustamente olvidados de aquellos años son los neoyorquinos Helmet. El grupo liderado por Page Hamilton comenzó su carrera a finales de los 80, y gracias al notable "Meantime" del año 1992 dieron el salto a una popularidad reseñable en aquella época que ahora mismo ha quedado bastante diluída.

Su mejor álbum junto al disco del 92 es este magnífico "Betty", publicado en 1994 y que es una gran colección de canciones cercanas al mejor hardcore, con esos riffs tan reconocibles a cargo de Hamilton, y esa base rítmica en la que siempre me gustó especialmente la batería de John Stanier. El disco a día de hoy, recuperado más de dos décadas después, sigue sonando fresco y de una calidad innegable.

El disco es de tanta calidad que entre sus 14 cortes cuenta con 5 ó 6 singles claros: la inicial "Wilma's rainbow", "Street crab", "Rollo" o "Biscuits for smut" suenan pegadizos y enérgicos desde la primera escucha, y no han perdido nada de frescura con el paso de los años. El disco además, y para evitar la monotonía, se adorna con curiosos experimentos sonoros, como el medio tiempo "The silver Hawaiian", la descorcentante "Sam Hell" o el tema "Beautiful love", que comienza como una bella composición jazz para acabar siendo un dislate desordenado y absolutamente imprevisible a la par que apasionante.

Page Hamilton es el alma del grupo (y por lo tanto del disco), y sus composiciones, arreglos y forma de interpretar los temas son 100 % su forma de ver la música, creando un estilo propio y muy reconocible. A Helmet tuve la oportunidad de verles en un corto (cortísimo) show teloneando a Marilyn Manson allá por 1997 (¡¡gira del "Antichrist Superstar"!!!) y la verdad es que tengo un muy buen recuerdo de su concierto, aunque desde luego me quedé con ganas de màs.

El verano es un buen momento para recuperar (o descubrir) nuevas músicas y trabajos olvidados del pasado, y creo que recuperar este y otros trabajos del combo es altamente recomendable, como ratifica este apasionante y cañero "Milquetoast", que acompaña a estas letras.

Bajo el Zeppelin: Beyond the Sea. Swing, Rockabilly, Jazz y Standards Americanos para comenzar el verano
July 02, 2016 07:21 AM PDT
itunes pic

Parte de la magia que tiene la música es esa capacidad inexplicable que tiene para transportarte en el tiempo, y en el espacio, incluso a sitios que ni siquiera conoces, pero que la música hace que visites con simplemente escuchar unas notas, unos acordes, o a través de la calidez de una voz. No toda la música tiene esa virtud, pero la que la tiene, te acompaña hasta el fin de tus días.

A mi me ocurre con temas como "Beyond the sea", de Bobby Darin, que siempre que la escucho hace que me transporte al mar, a la playa de algún lugar paradisiaco lejano, simplemente escuchando sus primeros sonidos. Este es uno de los temas centrales de esta edición del programa, que se aparta de los habituales derroteros del programa.

El programa se centra en los primeros minutos en el rockabilly y el swing, con The Brian Setzer Orchestra, Lee Rocker, Colin James y su Little Big Band, junto con los inolvidables Royal Crown Revue.

Tras el tema del amigo Bobby, entramos de lleno en los standards americanos que iluminan este programa veraniego, con clásicos de la talla de Ella Reese, Louis Prima, Tony Bennett, Elvis, Frank Sinatra o Dean Martin.

El meridiano del programa lo ilumina el recuerdo a una de las mejores series de la historia de la televisión, nada menos que Los Soprano, en este caso con la interpretación del clásico italiano "Core n'grato", que el actor Dominic Chianese (alias "Tío Junior") interpretó en la mítica serie de forma realmente inolvidable.

Una vez visto el despliegue de sentimientos del amigo Dominic, nos acercamos al mejor jazz, escuchamos cortes de gente del calado de Billie Holiday, Ella Fitzgerald, Louis Armstrong o Ray Charles.

La recta final del programa cuenta con versiones de clásicos a cargo de músicos tan variopintos como Victoria Williams, el gran Tom Waits, Tori Amos, Rory Gallagher o Rod Stewart.

El gran final del programa se lo reservamos a la gran Janis Joplin, con su inolvidable reinterpretación del clásico de George Gershwin "Summertime", tema al que llevó a otro nivel de una forma realmente soberbia.

Un programa ligero, fresco y muy llevadero para sobrellevar estos primeros calores que espero que dsifrutéis mucho muchísimo.

Neil Young and Promise of the Real en la Caja Mágica. Madrid 18 de Junio de 2016
June 27, 2016 07:07 AM PDT
itunes pic

- "Creo que acabo de asistir al mejor concierto de mi vida"

- "He visto a McCartney y al Boss este mes, y no puedo decir más que Neil es otro nivel, el sentimiento, la propuesta, la dignidad, la sensibilidad, la creación de este genio no tiene nada que ver con ellos..."

- "¡Monumental!"

- "Aún me dura la emoción y el sobrecogimiento"

- "Parece que Neil ha rejuvenecido 20 años"

- "Le pregunto a mi hermano Bob si está viendo lo mismo que yo, me dice que es lo mejor que ha visto en su vida, nos abrazamos. Estamos viendo EL CONCIERTO. Dos horas y media después el sueño se acaba, salgo del recinto porque ya me suda la polla todo lo que pueda ver y oir, y todavía estoy en ese concierto, y seguiré allí durante un tiempo".

Estas son algunas impresiones que he recogido de varios amigos, minutos y días después de su show en Madrid. Tras verle en Dublín 10 días antes, lo de Madrid podía confirmar o desmentir que Neil estuviera en LA GIRA, EL TOUR de su vida. Que puedo decir, lo de Dublín no fue casual, en Madrid, y en un festival, Neil y los suyos brillaron a un nivel galáctico, cambió bastante el setlist pero el show no se resintió. No sé si fue mejor este que el de Dublín o viceversa. Ambos conciertos estuvieron a un nivel tan alto que da exactamente lo mismo.

El setlist repitió varios temas pero tuve la enorme suerte de escuchar nada menos que 7 temas nuevos que no sonaron en la capital irlandesa. "After the gold rush" volvió a dar comienzo a la parte en solitario, y el miniset fue similar, con la diferencia que "From Hank to Hendrix" la tocó ya con Promise of the Real y no en solitario. El primer tema nuevo para el que suscribe fue "Human highway", un temazo de esos preciosos que sonó a gloria, con la banda de los hermanos Nelson apoyando a Neil con unos coros soberbios y emocionantes.

La siguiente sorpresa fue "Unknown legend", otro de mis temas favoritos, en donde de nuevo las lágrimas estuvieron a punto de aparecer (ya lo hicieron cuando la escuché en Barcelona en 2009), a la que siguió la terna "Someday", "Alabama", "Words" y "Winterlong". Tremebundas y sobrecogedoras todas ellas.

Pero Neil no es nada predecible, y con 7 décadas encima no va a empezar a serlo... y de repente suenan las primeras notas de, nada más y nada menos, "Down by the river". Young se encuentra a gusto, muy a gusto con sus músicos, y el tema se alarga, se alarga, y se alarga... entramos en éxtasis pero Neil no para y sigue sacando estruendos, quejidos, distorsiones y punteos imposibles de su guitarra... y el tema sigue, y sigue, y sigue... y acaba 24 minutos después de empezar... realmente épica la versión de este corte, mastodóntica.

Uno puede pensar que ya queda poco, y que la capacidad de sorpresa se acaba... ¡¡Ahhh!! ¡¡Qué equivocados!!. La old black comienza con un riff reconocible y potente... ¡¡¡"Mansion on the hill"!!! Otro de mis temas fetiche que suena fresco y cañero, rockero, intenso... una delicia... tras él comienzan unos sonidos raros y Micah Nelson se acerca a los teclados... no puede ser, no puede ser... pero lo es... "Like a hurricane" suena en nuestros oídos... madre mía que sorpresón (la primera vez que la tocaba en la gira) y que versiónaza, por dios es cristo. Se me acaban los calificativos para definir lo que sentía en esos momentos, eso hay que vivirlo, no se puede contar con palabras.

"Western hero", otra de las sorpresas, relaja un poco el ritmo para prepararnos para lo que viene, el gran colofón... una enérgica e inacabable versión de "Rocking in the free world" con la gente saltando y cantando al unísono en una de las interpretaciones mejores que haya podido escuchar de este himno sin parangón.

Superamos ampliamente las dos horas y Neil se va, pero vuelve en breve, intuimos que tocará un tema corto por que el cartel del festival tiene los shows muy medidos y no parece que Neil se pueda exceder mucho tiempo más. Y una leche. Vuelve, amaga con el principio del "Love to burn" y a los pocos punteos cambia y se mete dentro de un "Love and only love" que dura más de 15 minutos, completando un show perfecto de dos horas y media, al igual que hizo en Dublín.

Nos equivocábamos. Neil no tocó en Dublín el mejor show de nuestra vida. En Madrid también lo hizo. Sin duda esta es la mejor gira que hemos podido presenciar en nuestra vida. Sin dudarlo me iría a ver cualquier otro show de este tour, lo que está haciendo es sobrenatural y dificilmente repetible. Y sí, esta vez podemos decir que nosotros estábamos alli. Y ese recuerdo imborrable, esa emoción indescriptible, nos la llevaremos a la tumba. Nadie nos podrá arrebatar esa sensación.

Pdta: De regalo al salir del show pudimos adquirir su nuevo trabajo "Earth", del que podéis escuchar el emocionante "Human highway", en una versión calcada de la que interpretó en Madrid. Esperemos que el estado de forma evidiable del canadiense se alargue muchos años. Al parecer su colaboración con Promise of the Real y su nueva relación sentimental, son los principales culpables de su rejuvenecimiento. Que el gozo y la felicidad le dure mucho más. Eso repercutirá en su carrera y nosotros seremos los claros beneficiarios de todo ello.

Neil Young and Promise of the Real en el 3 Arena. Dublín 8 de Junio de 2016. ¡¡¡Homérico!!!
June 11, 2016 10:22 AM PDT
itunes pic

Las luces del 3 Arena dublinés se apagan y todos esperamos la irrupción de la estrella de la noche. Los nervios nos atenazan, y no sabemos como comenzará el esperado show. Entre las sombras se atisba una figura con sombrero que no sabemos identificar, y tras ocupar su puesto, comienzan las primeras notas de "After the gold rush". Sí, con un par. "After the gold rush" para empezar un show. Así comienza el concierto el huraño canadiense. Tras las primeras estrofas es cuestión de segundos que la piel se nos ponga de gallina, y unos pocos segundos después, las lágrimas afloran. No se puede explicar con palabras lo que sentimos en esos momentos.

El sentimiento continúa impertérrito cuando nuestro protagonista aborda, una vez levantado del piano, "From Hank to Hendrix". Y es que hay pocos temas tan bellos como esta maravillosa declaración de amor. Neil se pasea por el escenario con su vieja guitarra, aquella que un día poseyó el mismísimo Hank Williams, interpretando con pasión este corte, al que siguen dos hits que la audiencia recibe con tremendas ovaciones: "Heart of gold" y "The needle and the damage done". "Harvest" seguirá muy presente toda la noche, al igual que "Ragged glory", del que sonará tras la dupla de "Harvest", "Mother Earth (Natural Anthem)", emocionada, actual y adecuada, que dará fin a los minutos de Neil como solista con la el corazón en un puño.

Promise of the Real hace acto de presencia, y, acústica en ristre, Neil nos regala la primera sorpresa en el setlist de la noche, la bonita "Love is a rose", uno de sus temas setenteros más poco recordados, que suena amable, simpática y como auténtico corte engranaje para llevarnos a la siguiente parte del show. Otra sorpresa es el siguiente tema, "Out on the weekend", que suena nueva, fresca y remozada con la banda de Lukas Nelson. A Neil, ahora sí, se le ve sonriente, bromista y a gusto, muy a gusto con sus jóvenes secuaces. Se le ve rejuvenecido, a pesar de sus 70 años, y ccn ganas, muchas ganas de regalarnos un gran show.

Seguimos en el cielo, y tras la canción que daba comienzo a "Harvest", el amigo Neil nos regala otras dos joyas de su carrera: nada más y nada menos que "Comes a time", uno de mis temas favoritos de su carrera, que con nuevos arreglos suena arrebatadora, y otro increíble sorpresón, "Someday". Que maravilla de canción y que tremebundo disco del que fue extraído, ese inolvidable "Freedom" del 89. "Someday" suena de locura, la banda está perfecta en arreglos y coros, y Neil canta con un sentimiento especial.

Tras la emoción que destila "Someday", el setlist sigue sin darnos tregua: una perfecta interpretación de "Alabama", a la que sigue otra inesperada "Bad fog of loneliness", otro tema olvidado del cancionero del viejo Neil, que suena deliciosa. Que gustazo es ver como Neil ha decidido rescatar muchas canciones olvidadas en el tunel del tiempo, y comprobar que siguen sonando maravillosas.

"Winterlong" asoma en el setlist del concierto dublinés grande, muy grande, gigantesca, un temazo que Neil compuso a una tempranísima edad y que me sigue pareciendo una joya sin parangón. ¿Quién iba a pensar que en pleno 2016 podríamos escuchar esta canción en vivo? ¡¡¡Nadie!!! Pero la vida tiene estas cosas, y gracias al incombustible Neil, casi todo es posible...

Nuestro amigo Neil ya está caliente, y preparado para rockear a tope, y apenas parará ya hasta el final del concierto. Ni 70 años ni leches. Es el puto amo, y lo demuestra de nuevo con la estremedora "Ohio", que interpreta con la banda dándolo todo en los coros, a la que sigue uno de los momentos álgidos de la noche, una extensa, eléctrica e imparable "Love to burn" de casi 20 minutos, en donde en su parte final, Neil y sus huestes pone en pie a todo el recinto... dios, cuanta energía, que poderío... sin duda uno de mis momentos más felices de los últimos años.

Pero mo contento con esto, tras acabar esta tremenda exhibición, el oolega se arranca con "Country home", y aquello se pone patas arriba (si no lo estaba ya).

La concesión (muy acertada) a su último disco y a su cruzada a favor de los granjeros americanos y en contra de las grandes corporaciones, viene con los dos siguientes cortes, "Seed justice" (un cañero corte nuevo que suena como dinamita) y "Monsanto years", a la que sigue la preciosa "Wolf moon", para rebajar un poco el acelerón final.

Comienzan los riffs de "Rockin' in the free world", y como nos acercamos a las dos horas de show, todo parece indicar que será el tema que finiquite el show. Huelga decir que el tema sonó atronador, como sólo puede hacer uno de los cortes definitivos del Rock. Sobrepasadas las 2 horas de show parece que Neil abandona el escenario... pero no, de repente coge y se arranca con las primeras notas de, nada más y nada menos, "Love and only love". Y el amigo Neil nos casca una pedazo de versión que nos deja sin exhaustos y tremendamente felices.

No contentos con semejante despliegue, Neil y los suyos vuelven al escenario y, como buen rockero que es (y sigue siendo), nos atrona con una efectiva y tremebunda versión del mítico "Fuckin' up", que nos deja extasiados e inmensamente sobrepasados por lo vivido durante más de horas y media.

Este ha sido mi quinto show con el canadiense. Todos fueron conciertos de sobresaliente, y todos ellos tuvieron momentos emocionantes, muy emocionantes y emotivos. Pero, y desde la más absoluta objetividad, creo que este ha sido el mejor concierto de todos los que he podido presenciar. Un show largo y equilibrado, muy equilibrado, en el que Neil ha sabido ofrecernos lo mejor de sí, su faceta intimista y emocional, su lugar como músico campestre del mejor folk-rock americano, su cara de emocionado storyteller, y por supuesto, su corazón de rockero indomable, que es lo que sigue siendo a pesar de su edad. Sin duda alguna, su unión con Promise of the Real le ha rejuvenecido y me arriesgo a decir que Neil está en mejor forma que nunca.

En breve lo podremos ver de nuevo, en este caso en un festival, y seguro que nos dará otro enorme show (por lo que he podido ver, además se permite el lujo de varias significativamente el setlist noche tras noche). Pero independientemente de todo ello, una cosa es seguro: Neil se encuentra por encima del bien y del mal. No hay (y probablemente no lo habrá nunca) nadie como él, y nosotros, pobres mortales, tenemos la enorme suerte de ser contemporáneos a semejante genio, y poder verle en plena forma. No en 1970, ni en 1976, ni en 1990. Hoy mismo. En pleno 2016. Pues eso, lo vivido en la noche dublinesa sólo tiene un calificativo, desde mi modesto punto de vista: ¡¡Homérico!!

Keep on Rocking!!!! Yeah!!!!

Pdta: Acompañando a esta crónica tenéis la interpretación de "Alabama" que el grupo realizó en dicho concierto, grabado desde el público y en el que se observa, en los primeros segundos del corte, la habitual humor particular del canadiense, en uno de los momentos más hilarantes de esta mágica noche.

Next Page